Diez hábitos saludables para el día a día

Diez hábitos saludables para tu día a día

Este mes escribimos sobre sostenibilidad y lifestyle y por ello para comenzar te traemos 10 hábitos saludables que puedas aplicar en cualquier momento de tu día. Cada uno de estos hábitos o buenas prácticas comparten un mismo propósito: hacer que tu cuerpo y tu mente se mantengan conectados, disfrutando del presente y trayendo calma en el frenesí que vivimos. 

Imagen de Freepik

1. Apaga la alarma y deja el móvil apartado.

Seguramente ya somos pocos quienes usamos un despertador a la vieja usanza y nos hemos pasado a los tonos del móvil. Ello nos invita -está todo pensado- para que podamos comprobar actualizaciones del email, Whatsapp o cualquier de nuestras redes sociales. Te recomendamos que una vez ya te hayas desperazado, dejes el móvil a un lado y al menos los primeros 30 minutos (si son más pues mucho mejor) de tu día los dediques a realizar estiramientos, preparar tu desayuno con calma, o disfrutar del despertar de quienes están a tu lado. A mi me gusta leer un libro o revista mientras desayuno 😉

2. Respira

Estarás pensando que eso lo hacemos ya por naturaleza pero, ¿cuántas veces nos damos cuenta de ello? Pararte por un momento, cerrar los ojos e inspirar y expirar varias veces te ayuda a regresar a ti y al presente de la manera más natural y sencilla que existe.

Te recomendamos la app española Bambú para practicar tus respiraciones e iniciarte en la meditación.

3. Aléjate de las noticias

Con la llegada de la pandemia nos vemos desbordados por la actualidad y, casi siempre, por las noticias negativas que directa o indirectamente nos acaban afectando, a veces más de lo que creemos. Estar al tanto de la actualidad es recomendable, pero mejor mantener una sana distancia respecto a ella, pues principalmente la televisión es una fuente inagotable de contenido tóxico. 

Te recomendamos la app Co-Star, basada en tu carta astral te guía sobre aquellos puntos a reforzar durante la semana para mantener un equilibrio energético.

Imagen de Freepik

4. Come con tus cinco sentidos 

La práctica del mindfulness nos invita a poner atención a nuestros sentidos mientras realizamos diferentes acciones diarias. Una de ellas que puede ser muy “disfrutona” es el placer de comer. A veces comemos y ni nos hemos enterado del sabor o el olor que emanan los alimentos. Intenta comenzar con una comida mindfulness al día hasta que progresivamente ya sea parte de ti. Haz como los niños cuando comen chocolate o helado y disfrutan cada ápice de ello. 

Si quieres saber más sobre el “mindful eating” te dejamos este artículo.

5. Échate una siestecita

Si estás en casa y dispones de tiempo para ello, una siestecita puede ser hasta rejuvenecedora. A mi me gusta mucho la llamada “siesta del burro”, justo antes de comer y hasta conecta con el punto mindfulness anterior. 

6. Da rienda suelta a tu creatividad

No todos somos artistas, pero todos tenemos nuestro arte. A veces es cuestión de ponerse a ello y descubrirlo, disfrutando del proceso. Dibujar, pintar, tocar un instrumento, escribir o realizar manualidades con nuestros hijos puede ser nuestro momento artístico del día.

 

Imagen de Freepik

7. Sal de casa sin obligaciones

Ya sea para realizar ejercicio al aire libre, dar un paseo sin un rumbo fijo o tomar un cafecito, salir de casa sin tener nada que hacer es una gran sensación que nos conecta con el lugar donde vivimos y, si abrimos los ojos, puede que descubramos nuevos lugares y rincones que había pasado desapercibidos hasta ahora. 

8. Escucha música

Aquí somos muy fans de Spotify porque nos ha abierto las puertas a otra dimensión de descubrimientos musicales y listas colaborativas como la que hacemos con vosotras cada mes. Que la música te acompañe allá donde vayas y estés. 

9. Escucha el silencio

Al igual que la música, el silencio -o lo más próximo a ello, pues nunca existe el silencio absoluto- nos conecta con nosotras mismas. Ahora con los toques de queda, salir a la ventana o balcón y disfrutar de ese silencio nocturno es muy recomendable, pues el ritmo incesante de la ciudad a veces nos lo impide. 

10. Una meditación previa al sueño de Morfeo

No todos conseguimos meditar, pero a veces consiste simplemente en calmar la mente. El primer paso es dejar a un lado los “tengo que”, nuestra mente se deja llevar por esos motores basados en acciones que son parte del día a día como trabajar, hacer la compra o ir a algún recado. Antes de dormir, respirando profundo, puedes realizar una meditación basada en llevar tu atención a tu respiración, e ir recorriendo tu cuerpo comenzando desde la nariz. Una vez tu mente y tu cuerpo están conectados y en tranquilidad, ir a dormir se hace mucho más placentero.

Por supuesto todas estas recomendaciones de hábitos saludables no tienen que hacerse cada día, aunque si lo logras irás percibiendo los efectos. Incluye varias de las rutinas anteriores a lo largo de tu día hasta que se vayan convirtiendo en parte de ti. No las conviertas en un “tengo que”, simplemente siente cuando te apetece realizarlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Cart (0)

Cart is empty No products in the cart.